Capítulo 1: Si tú no paras, algo lo hará por ti. Comenzamos.


“Hoy es el primer día del resto de tu vida”. ¿Cuántas veces hemos oído esa frase? Lo cierto es que hay momentos en la vida donde realmente te das cuenta de lo trascendente de esa afirmación.

Hoy lanzo este blog, que en realidad empecé el 29 de enero, pero hasta ahora no he podido publicar. 
Ante la pregunta: ¿por qué empecé este proyecto, que he tenido en mente una buena temporada? La respuesta: porque un accidente me sentó en el “banquillo” una temporada y, hasta ahora, todos esos proyectos que quería realizar, nunca han conseguido robar minutos a mi rutina diaria para convertirse en realidad. Hasta ahora.
Vivir sin prisa es una frase que me repito a mí misma continuamente. Tengo que vivir sin prisa, tengo que relajarme un poco, me encantaría dejar el estrés de lado… Pero lo cierto es que por mucho que paremos nosotros, la vida no para. El trabajo es el trabajo y los proyectos llegan a sus deadlines, estemos listos o no. Mi trabajo es bastante estresante. No quiero dar muchos detalles pero trabajo en un mundo apasionante, donde entre el hoy y el ayer hay saltos infinitos, pero entre el hoy y el mañana, pasan varias vidas.
Y el trabajo no es todo. Lo pongo en primer lugar porque es el culpable más absorvente del estrés. Aunque, como digo, no lo es todo. En paralelo, ser madre, esposa, amiga, compañera… todo conlleva unas acciones (obligadas o no), que generan más prisa, más obligaciones, más compromisos, más “tener que” y menos “porque me apetece”.
A veces pensar en “tener que escribir” a alguien para ver qué tal, o para dar gracias, o para excusarte por no poder ir a X o X plan, es un estrés en sí mismo.
Llegar a recoger a tu hij@ al cole, porque quieres ser una súper madre. Pero salir de esa reunión in extremis, porque quieres ser una súper profesional, conlleva estrés. Nos hace vivir con prisa, que es precisamente lo que debemos intentar evitar.
Y de eso irá este blog: trucos y guías para aprender a Vivir sin prisa y reflexiones que sirven de gasolina para poner en marcha esta intención.
Espero que os guste.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 4: El juzgómetro, mejor apagado.

Capítulo 3: Modo Avión

Capítulo 2: La pandemia.