Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como vida

Capítulo 4: El juzgómetro, mejor apagado.

Imagen
  Todos tenemos esa App instalada Cuando nacemos, tenemos un sistema operativo con las aplicaciones necesarias para vivir (y vivir felices). La app de comer, dormir, sentirnos queridos, querer, ser felices con un palo, un papel de bolitas que se explotan... La vida es fácil y somos felices con muy poco .   Al crecer vamos instalando nuevas aplicaciones, algunas innecesarias, que hacen que nuestro sistema de la felicidad funcione bastante peor*. Instalamos la app de las obligaciones, los deseos, la envidia, la culpabilidad... Y una de las más fáciles de desactivar: el juzgómetro.  Juzgamos más que sonreímos Es inevitable que juzguemos por defecto. Como todo en esta vida, los buenos hábitos necesitan su práctica. En plena pandemia del Coronavirus, todos nos hemos visto expuestos a situaciones un tanto complicadas y alguno que otro, en situaciones límite. ¿Cómo no voy a juzgar el comportamiento de aquel que sale a pasear 7 veces con su perro y sus 3 hijos en patinete, cuando mi hija lleva

Capítulo 2: La pandemia.

Imagen
Cuando nos creemos que tenemos el control sobre nuestras vidas, llega algo superior a nosotros y nos pone en nuestro sitio.  Capítulo 2: La pandemia.  Algunas de mis reflexiones sobre este tema ya han sido compartidas en foros, redes sociales y demás plataformas... sinceramente, coincido con muchas de ellas. No somos dueños de nuetra vida, somos conductores. Nosotros no elegimos lo que vamos a vivir, por mucho que creamos que sí. La vida nos plantea situaciones inesperadas a diario, cosas que ni con la máxima precaución y planificación, podemos evitar. El día que me caí de la moto, tenía todo el horario cuadrado para: 1. llegar a la oficina a tiempo (no pasó); 2. concentrar todas las reuniones por la mañana para ser productiva por la tarde (tuve que ir al hospital, no pasó); 3. llegar a tiempo a recoger a mi hija al colegio (por supuesto, no pasó). Al mes de estar en casa con la pierna en alto, mis planes eran muy diferentes. " Me tomaré la vida con calma, iré andando a

Capítulo 1: Si tú no paras, algo lo hará por ti. Comenzamos.

Imagen
“Hoy es el primer día del resto de tu vida”. ¿Cuántas veces hemos oído esa frase? Lo cierto es que hay momentos en la vida donde realmente te das cuenta de lo trascendente de esa afirmación. Hoy lanzo este blog, que en realidad empecé el 29 de enero, pero hasta ahora no he podido publicar.  Ante la pregunta: ¿por qué empecé este proyecto, que he tenido en mente una buena temporada? La respuesta: porque un accidente me sentó en el “banquillo” una temporada y, hasta ahora, todos esos proyectos que quería realizar, nunca han conseguido robar minutos a mi rutina diaria para convertirse en realidad. Hasta ahora . Vivir sin prisa   es una frase que me repito a mí misma continuamente.  Tengo que vivir sin prisa, tengo que relajarme un poco, me encantaría dejar el estrés de lado…  Pero lo cierto es que por mucho que paremos nosotros, la vida no para. El trabajo es el trabajo y los proyectos llegan a sus deadlines, estemos listos o no. Mi trabajo es bastante estresante. No quiero dar much